sábado, 18 de abril de 2015

Es triste vivir...

ES TRISTE VIVIR EN UN MUNDO DONDE
LA APARIENCIA VALE MÁS QUE 
LA PERSONALIDAD.