lunes, 22 de mayo de 2017

MADURAR...

ES DARTE CUENTA QUE EL AMOR
DE TU VIDA NO ES UNA PRINCESA
NI UN PRÍNCIPE DE UN CUENTO,
SINO UNA PERSONA
PERFECTAMENTE IMPERFECTA.