miércoles, 4 de noviembre de 2015

Me di cuenta de que no...

ME DI CUENTA DE QUE NO VALE
LA PENA PERDER LÁGRIMAS POR 
ALGUIEN QUE NUNCA VALORARÍA
CADA UNA DE ELLAS.