lunes, 14 de septiembre de 2015

Aprendí a no extrañar...

APRENDÍ A NO EXTRAÑAR A
LAS PERSONAS, CUANDO SE FUERON
EN EL MOMENTO QUE MÁS
LAS NECESITABA.