jueves, 20 de agosto de 2015

Sonrió...

SONRIÓ,
NO PORQUE MI VIDA ES PERFECTA
SINO PORQUE APRECIO LO QUE TENGO
Y A QUIEN TENGO A MI LADO Y AGRADEZCO A DIOS TODOS
LOS DÍAS POR ELLOS.