domingo, 16 de agosto de 2015

Las palabras duelen...

LAS PALABRAS DUELEN, PERO 
EL SILENCIO DE ESA PERSONA
DUELE MUCHO MÁS.