sábado, 30 de mayo de 2015

Nada se olvida más despacio que...


NADA SE OLVIDA MÁS DESPACIO
QUE UNA OFENSA: Y NADA MÁS
RÁPIDO QUE UN FAVOR.