martes, 21 de abril de 2015

Aprendí a llorar...


APRENDÍ A LLORAR
SIN DERRAMAR UNA LÁGRIMA.