domingo, 29 de marzo de 2015

Aprendí que mis lágrimas...


APRENDÍ QUE MIS LÁGRIMAS
TENÍAN DEMASIADO VALOR PARA
GASTARLAS EN QUIEN NO VALÍA
LA PENA.