lunes, 23 de marzo de 2015

Aprendí a callar...


APRENDÍ A CALLAR LO QUE
SIENTO, PORQUE AVECES SER
SINCERO SOLO EMPEORA LAS COSAS.