domingo, 22 de febrero de 2015

No importa el tamaño...


NO IMPORTA EL TAMAÑO DE LA HERIDA
O DE LA LÁGRIMA. NO HAY CORAZÓN
ROTO QUE DIOS NO PUEDA REPARAR.