sábado, 21 de febrero de 2015

Me dolió...


ME DOLIÓ, PERO APRENDÍ ALGO
NUEVO: A NO CONFIAR DEMASIADO, A 
NO DAR TANTO CARIÑO Y A SER CONSCIENTE QUE SIEMPRE HABRÁ UNA MENTIRA.