lunes, 16 de febrero de 2015

Aprendí que para levantar mi animo...


APRENDÍ QUE PARA LEVANTAR
MI ANIMO SOLO NECESITABA
UNA PERSONA, YO MISMA.