martes, 13 de enero de 2015

No lloré por una tontera...


NO LLORÉ POR UNA
TONTERA, SI NO PORQUE
DE VERDAD ME DOLIÓ.