miércoles, 7 de enero de 2015

A veces de tanta desilusión...


 A VECES DE TANTA
DESILUSIÓN EL CORAZÓN
SE ACOSTUMBRA A OLVIDAR.