martes, 23 de diciembre de 2014

No andes...


NO ANDES BRINCANDO DE 
CAMA EN CAMA, CORRES EL
RIESGO DE FRACTURARTE
EL ALMA.