jueves, 25 de diciembre de 2014

De tanto perder...


DE TANTO PERDER, APRENDÍ A
GANAR... DE TANTO  LLORAR, SE ME
DIBUJÓ ESTA SONRISA. CONOZCO TANTO
EL PISO, QUE SÓLO MIRO EL CIELO.
TOQUÉ TANTAS VECES FONDO, QUE
CADA VEZ QUE BAJO YA SÉ 
QUE MAÑANA SUBIRÉ.